Blog

conozca las últimas novedades e información de utilidad para su entidad sin ánimo de lucro.

〈‹ Inicio

La reforma fiscal aprobada en noviembre de 2015 beneficia los denominados “micromecenazgos” que suponen la mayor parte de las aportaciones a este tipo de entidades. Las cantidades con derecho a deducción se fijan conforme a la media de las aportaciones reales.
En cuanto a las donaciones realizadas por empresas, la reforma queda lejos de potenciar estas iniciativas, puesto que la deducción por donativos en la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades es discreta.

Para las entidades jurídicas la base de las deducciones por donativos, donaciones y aportaciones se determina de acuerdo con las normas previstas en el artículo 18 de la Ley 49/2002. En el caso de donativo dinerario la base de la deducción es el importe del mismo, sin embargo para donaciones de bienes o derechos la base es el valor contable en el momento de la transmisión (y si no puede determinarse se hará conforme a las normas del Impuesto sobre el Patrimonio). La base será un 35% (máximo) que podrá incrementarse hasta un 40% en el caso de donaciones plurianuales (siempre que la empresa haya hecho donaciones iguales o superiores a la misma entidad en los dos ejercicios anteriores).

En este punto debemos añadir que en el caso de que la empresa dejara de hacer estas aportaciones o las redujera pasados esos tres años perdería ese incremento de 5% adicional quedando obligado a donar el mismo importe (o superior) a la misma entidad durante, al menos, tres años consecutivos. Tendría entonces, derecho en el tercer año a aplicar la deducción ampliada.

La deducción se incrementará si el donante ha realizado donaciones por importe o valor igual o superior a la misma entidad en los dos ejercicios anteriores. Se aplicaría un 37,5% a donativos realizados en 2017 y un 40% a partir de 2018.

Resumiendo, los donativos (dinerarios, bienes o derechos) pueden deducirse de la cuota íntegra en un 35% de la base de la deducción y puede aplicarse hasta en 10 años. Esta cantidad no podrá superar el 10 % de la base imponible, pero el exceso podrá aplicarse en periodos sucesivos.

Además de estas donaciones las empresas pueden suscribir convenios de colaboración empresarial con Fundaciones que tienen carácter de gasto deducible en el Impuesto de Sociedades.

Debemos añadir que los programas de apoyo a acontecimientos de excepcional interés público también tienen ventajas fiscales para las empresas.

Economista y abogado, interesado en los aspectos económicos, sociales y organizativos de las entidades sin ánimo de lucro. Convencido de que es imprescindible que exista un Tercer Sector profesionalizado, que satisfaga de manera eficiente necesidades humanas que, por su propia naturaleza, ni la Administración ni el sector privado quieren o pueden cubrir.

es_ESSpanish

Enter your keyword