Blog

conozca las últimas novedades e información de utilidad para su entidad sin ánimo de lucro.

Patrocinios y mecenazgo


Los convenios de colaboración empresarial con entidades sin fines lucrativos están a medio camino entre las donaciones y los patrocinios.

La Ley 30/1994, reguló en España los Convenios de Colaboración Empresarial por primera vez. En su artículo 68 se expresa en los siguientes términos: “ Convenio de Colaboración en actividades de interés general. Se entenderá por convenio de colaboración en actividades de interés general, a los efectos previstos en el presente Título, aquel por el cual las entidades a que se refiere el Capítulo Primero del mismo a cambio de una ayuda económica para la realización de las actividades que efectúen en cumplimiento de los fines previstos en el artículo 42.1 a), se comprometen por escrito a difundir la participación del colaborador en dicha actividad, sin que en ningún caso dicho compromiso pueda consistir en la entrega de porcentajes de participación en ventas o beneficios. Las cantidades así satisfechas tendrán la consideración de gasto deducible en la empresa o entidad colaboradora con el límite del 5 por 100 de la base imponible o del 0,5 por 1000 del volumen de ventas sin que, en ningún caso, la aplicación de este último porcentaje pueda determinar una base imponible negativa.

El límite de deducción contemplado en este precepto será compatible con el previsto en el artículo 63 y en el artículo 70 de esta Ley. En el caso de empresarios y profesionales el cómputo del límite del 5 por 100 se efectuará sobre la porción de base imponible correspondiente a los rendimientos netos derivados de la respectiva actividad empresarial o profesional ejercida. Lo dispuesto en este artículo se entenderá sin perjuicio del régimen fiscal correspondiente a los contratos de patrocinio publicitario regulados en el artículo 24 de la Ley 34/1998, de 11 de noviembre, General de la Publicidad.”

El Artículo 25 de la Ley de Mecenazgo (Ley 49/2002, de 23 de diciembre ) expone: “Convenios de colaboración empresarial en actividades de interés general.

1. Se entenderá por convenio de colaboración empresarial en actividades de interés general, a los efectos previstos en esta Ley, aquel por el cual las entidades a que se refiere el artículo 16, a cambio de una ayuda económica para la realización de las actividades que efectúen en cumplimiento del objeto o finalidad específica de la entidad, se comprometen por escrito a difundir, por cualquier medio, la participación del colaborador en dichas actividades. La difusión de la participación del colaborador en el marco de los convenios de colaboración definidos en este artículo no constituye prestación de servicios.

2. Las cantidades satisfechas o los gastos realizados tendrán la consideración de gastos deducibles para determinar la base imponible del Impuesto sobre Sociedades de la entidad colaboradora o del Impuesto sobre la Renta de no Residentes de los contribuyentes que operen en territorio español mediante establecimiento permanente o el rendimiento neto de la actividad económica de los contribuyentes acogidos al régimen de estimación directa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

3. El régimen fiscal aplicable a las cantidades satisfechas en cumplimiento de estos convenios de colaboración será incompatible con los demás incentivos fiscales previstos en esta Ley.”

Se trata de una percepción económica, cuantificable en forma de bienes o monetaria pero no de una prestación de servicios, y por tanto, operación exenta de iva. Por el contrario, la publicidad sí es un servicio que tributa sus impuestos.

La difusión de la participación del colaborador en el marco de los convenios de colaboración definidos en este artículo no constituye una prestación de servicios.

Para las entidades colaboradoras estas ayudas serán gastos deducibles para determinar la base imponible de su Impuesto sobre Sociedades. El régimen fiscal aplicable a las cantidades satisfechas en cumplimiento de estos convenios de colaboración será incompatible con los demás incentivos fiscales previstos en esta Ley.

En cuanto al patrocinio se encuentra regulado por la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad, artículo 22: El contrato de patrocinio publicitario es aquél por el que el patrocinado, a cambio de una ayuda económica para la realización de su actividad deportiva, benéfica, cultural, científica o de otra índole, se compromete a colaborar en la publicidad del patrocinador.

El contrato de patrocinio es una prestación de servicios y por tanto, está sujeta al IVA por lo que será gravada con un 21%.

Para una correcta elección entre patrocinio o colaboración las empresas deben plantearse el objetivo que desean conseguir y las ventajas o beneficios que uno u otro le pueden proporcionar. Si necesitas asesoramiento o tienes dudas puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales aquí.

 

Economista y abogado, interesado en los aspectos económicos, sociales y organizativos de las entidades sin ánimo de lucro. Convencido de que es imprescindible que exista un Tercer Sector profesionalizado, que satisfaga de manera eficiente necesidades humanas que, por su propia naturaleza, ni la Administración ni el sector privado quieren o pueden cubrir.

es_ESSpanish

Enter your keyword