Blog

conozca las últimas novedades e información de utilidad para su entidad sin ánimo de lucro.

¿Qué es una fundación? Estos son los aspectos básicos de las mismas

Si has llegado a este artículo es porque probablemente te has hecho esta pregunta en más de una ocasión. Este tipo de organizaciones están muy presentes en el día a día de numerosas personas y empresas de una forma directa o indirecta. Es posible, además, que las confundas o asimiles con las asociaciones. En el siguiente artículo responderemos todas tus dudas.

¿Qué es una fundación y por qué se caracteriza?

Una fundación es un tipo de persona jurídica que lleva a cabo diversas actividades sin ánimo de lucro en las que sus fundadores disponen su patrimonio para la realización de actividades de interés general que afectan a un colectivo determinado. Inicialmente financian su actividad a través de sus aportaciones para poner en marcha la actividad o fines, aunque además de esta financiación también captan fondos privados de empresas o particulares.

Persona jurídica que lleva a cabo diversas actividades sin ánimo de lucro en las que sus fundadores disponen su patrimonio para la realización de actividades de interés general que afectan a un colectivo determinado

Su origen es muy antiguo, hay vestigios de figuras similares a estas entidades en el Imperio Antiguo en Egipto (hacia el 2700 aC) pero es ya gracias al derecho romano cuando empiezan a desarrollarse con unos fines similares a lo que entendemos hoy en día por una fundación. Un patrimonio afecto, unos administradores y la consecución de un fin de tipo social.

En España se rigen por la Constitución, el Código Civil y la Ley 50/2002 de Fundaciones.

Constitución

Para poder constituirse es necesario dotarla de un capital mínimo de 30.000 € que podrán consistir en bienes y derechos de cualquier tipo. En el caso de que esa aportación sea exclusivamente dineraria la ley permite constituirla con al menos un 25% de esos 30.000 € (7.500 €), debiendo hacerse efectivo el 75% restante en un plazo de 5 años.

Órgano de gobierno

Su órgano de gobierno es el patronato, que deberá estar formado por al menos 3 personas, pudiendo ser éstas físicas o jurídicas. De esas tres, uno será designada Presidente y otra Secretario. Su función es cumplir los fines fundacionales y administrar de forma diligente los bienes y derechos que integran el patrimonio de la fundación para cumplir con sus fines, que estarán recogidos en los Estatutos de la misma.

Pese a que desempeña actividades que carecen de ánimo de lucro, una fundación puede dedicarse al comercio y obtener un lucro que aumente su patrimonio para facilitar el cumplimiento del objeto social que está persiguiendo. También cuenta con unos estatutos que la rigen, siguiendo la voluntad de su fundador y siempre de acuerdo a la ley.

Hay que tener en cuenta que no es posible crear una fundación para fines propios, es decir, que no podrás enriquecerte u obtener lucro (beneficios) a través de una organización de esta índole.

¿Qué fines puedo perseguir gracias a una fundación?

Gracias a una fundación puedes tratar de alcanzar objetivos de muy distinto tipo:

  • Defensa de los derechos humanos.
  • Asistencia social.
  • Cooperación para el desarrollo.
  • Promoción de la acción social.
  • Promoción de la cultura.
  • Atención a personas que estén en peligro de exclusión, etc…

Si te fijas en los fines que persiguen, podrás reconocer con facilidad a una fundación… Aunque hay que tener cuidado: puede confundirse fácilmente con una asociación. ¿Cómo diferenciarlas? Te lo explicamos:

Las diferencias entre una fundación y una asociación

  1. En la fundación prevalece el elemento patrimonial: en teoría, no se concibe su existencia sin que haya un patrimonio previo que permita realizar sus fines.
  2. En la asociación prevalece el elemento personal: distintas personas, físicas o jurídicas, se agrupan para conseguir fines en los que tienen un interés común.
  3. Si bien ambas entidades se caracterizan por la ausencia de ánimo de lucro, en las fundaciones, los fines perseguidos han de ser de interés general, mientras que en las asociaciones, pueden ser fines de interés “particular”.
  4. Todas las fundaciones tienen acceso inmediato a un régimen fiscal privilegiado, recogido en la Ley 49/2002; las asociaciones que quieran acogerse a él, requieren de una aprobación previa de la Administración, que consiste en la concesión del título de “Utilidad Pública”.

En Bados Duplá somos especialistas en la gestión de fundaciones y asociaciones. Contacta con nosotros si tienes alguna duda.

Economista y abogado, interesado en los aspectos económicos, sociales y organizativos de las entidades sin ánimo de lucro. Convencido de que es imprescindible que exista un Tercer Sector profesionalizado, que satisfaga de manera eficiente necesidades humanas que, por su propia naturaleza, ni la Administración ni el sector privado quieren o pueden cubrir.

Escribe un comentario

es_ESSpanish

Enter your keyword